La industria audiovisual evoluciona a ritmos vertiginosos y sus estrategias de marketing aún más. No hemos terminado de estandarizar el uso de la resolución 4K y ya estamos hablando de los siguientes pasos. La publicidad nos invade con nuevos conceptos como 8K o 16K, pero ¿podemos apreciar estas resoluciones en nuestro televisor? ¿es útil invertir en estas nuevas tecnologías?

 

"...hay que distinguir dicho término marketing «4K UHD», lanzado por los fabricantes de televisores (3840 x 2160 puntos), del verdadero formato «4K cine» que propone una imagen más ancha (4096 x 2160 píxeles)" (Astra).

 

Cada resolución cuadruplica el número de píxeles totales que su antecesor es capaz de mostrar. De esta forma, una resolución Full HD 1080p supone un total de 2.073.600 píxeles (1920 x 1080); mientras que 4K UHD (3840 x 2160) serían 8.294.400 píxeles; y 8K UHDV, 33.177.600 píxeles (7680 x 4320). Estas características se podrían representar colocando cuatro televisores Full HD en una cuadrícula de 4 x 4 para apreciar una imagen 4K UHD. Del mismo modo, podríamos realizar un video wall con cuatro pantallas 4K UHD para apreciar un vídeo 8K UHDV.

 


 

 


 

Por tanto, la pregunta es: ¿podemos apreciar todos estos píxeles en un televisor convencional?

El tamaño de la pantalla, así como la distancia a la que ésta se encuentra, son factores esenciales en esta ecuación. Parece que algunos expertos consideran que la resolución 4K UHD sería el estándar para los televisores de más de 40 pulgadas. Por debajo de esta dimensión, desde una distancia convencional entre el sofá y tu TV, no se apreciarán las diferencias entre Full HD y 4K UHD, así como entre 4K UHD y 8K UHDV. Los modelos de dispositivos que se han ido presentando por los distintos fabricantes para reproducir contenido 8K UHDV se encuentran entre 65 y 98 pulgadas (1,65 y 2,41 metros respectivamente). Es decir, no apreciarás diferencias sustanciales a menos que des el salto a receptores mucho más grandes.

Además del problema del tamaño de las pantallas, otra dificultad estriba en la falta de contenidos con resoluciones 4K UHD y 8K UHDV. Algunas compañías como Samsung apuestan por un sistema de conversión ascendente realmente apreciable, pero que evidentemente no muestra la calidad de detalles del contenido nativo. La cadena pública NHK de Japón lleva algún tiempo experimentando con la emisión en 8K. En España, la oferta de canales en abierto con emisión 4K UHD es limitada, vinculada a diversos proyectos experimentales, mientras que son las operadoras de telecomunicaciones como Movistar, Orange y Vodafone las que están tomando la delantera en la distribución de este tipo de contenidos. Plataformas de video on demand como Youtube, Netflix o Amazon Prime Video también ofrecen vídeos con estas características. Por supuesto, deberás disponer de un televisor compatible con esta tecnología.

Tal vez, finalmente, no sea la resolución 4K UHD u 8K UHDV la que incentive la compra de los nuevos televisores, sino la inclusión de otras tecnologías que mejoren la experiencia de visualización de los contenidos como puede ser HDR o paneles OLED... Y tú, ¿ya dispones de un televisor 4K? ¿cuál es tu experiencia?

Referencias:

Licenciado en Comunicación Audiovisual, Máster en Edición y Postproducción de Vídeo Digital y Máster Universitario en Aplicaciones Multimedia. Soporte técnico y creación de contenidos en la Universidad de Sevilla, docente en el Grado de Multimedia de la UOC y miembro del equipo coordinador de mejora de Medios Audiovisuales de la US.

Si te ha gustado esta publicación, ¡compártela! 😉

Deja un comentario